Agradecemos a todas las personas, colectivos, instituciones y agencias que durante cuatro meses acompañaron la iniciativa #SíSucedioenColombia. De manera especial el apoyo de AECID a través de la ONG española, Mujeres en Zona de Conflicto, FOKUS, la Secretaría Distrital de la Mujer, Polikarpa y sus viciosas, Colectivo Cartografía Sur y CPC – FASOL en Kennedy.

Gracias

Documento cierre de la Campaña

CAMPAÑA SÍ, SUCEDIÓ EN COLOMBIA

Corporación Humanas. 25 de noviembre de 2014.

cropped-bannersucedio.jpg

Gran parte de las violencias sexuales cometidas en el conflicto armado han quedado en la impunidad. En ellas las mujeres son concebidas como objetos, como territorios en disputa sobre los cuales se libran batallas para conseguir objetivos de guerra.

En Colombia, todos los actores armados han cometido actos de violencia sexual contra las mujeres. En su reporte intermedio sobre la situación en el país, elaborado en 2012, la Corte Penal Internacional señala que “existe una base razonable” para creer que todos los actores armados, estatales y no-estales, han cometido actos de violencia sexual, que constituyen crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

La violencia sexual es una forma de violencia que se perpetra contra las mujeres por el hecho de serlo.  Es un crimen recurrente, sucede a toda hora y en cualquier lugar del mundo, sin embargo, existen contextos diversos que exacerban su ocurrencia, tales como los de conflicto armado. Pese a ello, suele ser un crimen invisibilizado, que se deja a un lado, un crimen que queda en la impunidad.

Si la violencia sexual en el marco del conflicto es una práctica que no se visibiliza y no se reconoce, ¿Cuál es el mensaje que se está transmitiendo?, ¿Qué estamos avalando si permitimos que siga ocurriendo?, ¿Qué están aprendiendo niñas, niños y jóvenes si crímenes como la violencia sexual quedan en la impunidad? Éstas fueron algunas de las preguntas que nos reafirmaron  que no podemos y no debemos ser indiferentes, que este proceso de paz requiere importantes exigencias de diversos sectores sociales y políticos, una de las cuales es la visibilidad de la violencia sexual ocurrida en el marco del conflicto armado y su reconocimiento como delito que no puede quedar impune. Que la paz será sostenible en la medida en que todas las víctimas vean reconocidas las afectaciones vividas, en que las mujeres y las vulneraciones particulares de las que fueron víctimas sean incluidas en los acuerdos que se logren.

Las mujeres en Colombia no sólo han sido desplazadas, desparecidas, asesinadas, también han sufrido violencia sexual por todos los actores armados y estos delitos tienen que ser nombrados. Sabemos que exigir justicia para las mujeres en este país no puede ser una excusa para poner en riesgo este proceso.

La Corporación Humanas confía en que el diálogo político es el único camino para el fin del conflicto armado. A pesar del momento difícil que atraviesa el actual proceso de paz, esperamos como muchos colombianos y colombianas, que el gobierno y las FARC puedan superar este obstáculo y que se brinden las condiciones necesarias para continuar y fortalecer las confianzas.

En este contexto y reconociendo la necesidad de incidir para que un crimen como la violencia sexual en el marco del conflicto armado se visibilice, Humanas llevó a cabo la campaña Sí, sucedió en Colombia, con la que pretendemos que el gobierno colombiano y las FARC, en los acuerdos que se logren, cumplan con verdad, justicia y reparación a las mujeres víctimas de violencia sexual cometida en el marco de sus confrontaciones y que se creen las condiciones sociales, culturales y económicas para que se evite la repetición de estos crímenes en el cuerpo y vida de las mujeres.

Esta campaña se desarrolló a través de varias acciones. Llegamos a las calles para informar sobre la violencia sexual en el marco del conflicto armado, difundimos información en redes sociales, actualizamos un blog que lleva el mismo nombre, enviamos información a medios de comunicación, realizamos algunos videos. Recibimos mensajes de organizaciones de diferentes lugares del mundo dirigidos a las mujeres víctimas y a la iniciativa, entre esos, mensajes de Judith Cuma, periodista de Mujeres al teléfono en República del Congo; Mila Ramos, presidenta de la ONG española Mujeres en Zonas de Conflicto; la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (LIMPAL), la investigadora Elena Grau y el investigador que trabajó en el informe REMHI de Guatemala, Carlos Beristain.

Otra de las acciones de la campaña fue el impulso de una petición en la plataforma change dirigida a los equipos negociadores en La Habana para la garantía de los derechos a la verdad, justicia, reparación y no repetición para las mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado. Esta petición logró el respaldo de  1550 firmas que hoy les entregamos.

De esta manera, todas las 1550 personas que firmaron la petición, las más de 200 que enviaron fotografías, las organizaciones y personas que enviaron un mensaje de respaldo, queremos insistir y persistir para que crímenes como la violencia sexual no queden en la impunidad. Por eso hoy entregamos a ustedes y pedimos que por su rol y compromiso político con este tema, nos apoyen para incidir, visibilizar y exigir que la violencia sexual en el marco del conflicto armado, no sea un crimen que quede en la impunidad, así como también, para que las mujeres víctimas de este delito tengan verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

Nuestra apuesta política  por la paz de Colombia sigue vigente. Una paz duradera y sostenible que no intercambie impunidades, una paz que responde a una sociedad distinta que se construye bajo la eliminación del sistema patriarcal, una paz que aporta a nuevas formas de vivir en las que se rechaza toda forma de control, de violencia y de dominio.

Referencias bibliográficas

Corte Penal Internacional. Disponible en: http://www.icc-cpi.int/NR/rdonlyres/3D3055BD-16E2-4C83-BA85-35BCFD2A7922/285102/OTPCOLOMBIAPublicInterimReportNovember2012.pdf

Mesa de conversaciones. Disponible en: https://www.mesadeconversaciones.com.co/comunicados/comunicado-conjunto-la-habana-junio-7-de-2014

El Mundo nos está mirando

Elena Grau, la investigadora y coordinadora del área de formación y difusión del Institut Català Internacional per la Pau, en Barcelona, envía un mensaje de apoyo a la campaña Sí, Sucedió en Colombia.

Click aquí para ver más mensajes de apoyo.

Sí, sucedió en Colombia se pinta 

Las mujeres de Cartografía Sur se vinculan con la campaña Sí, sucedió en Colombia para decir con un graffiti “Aquí estamos, pintando lo que la guerra no nos pudo quitar SUEÑOS Y DIGNIDAD”.

Para pasar la página es necesario haberla leído

Testimonio presentado en el periódico El Tiempo. Testimonios de la crueldad contra las mujeres en La Gabarra, 25 de septiembre de 2007.

“Desde el 27 de octubre de 1999, cuando paramilitares del ‘Bloque Catatumbo’ intentaron violarla y le manosearon los senos, ella no soporta que alguien siquiera la mire o le toque el cuello. ‘Mátenme pero no me hagan nada, mejor mátenme pero no me vayan a violar. Ya se llevaron a mi papá’, les gritaba ese día a ‘Chicharrón’ y ‘Cordillera’, los ‘paras’ que los retuvieron en un puerto de La Gabarra, mientras le rasgaban la blusa y la golpeaban con sus fusiles para que se callara. Han pasado ocho años y ella sigue gritando. ‘A veces estoy bien y de pronto me voy a bañar, me miro el cuerpo, recuerdo eso y cambio totalmente, me pongo agresiva. Eso es un disco que está ahí, ahí’ dice la muchacha, hoy de 28 años”.

Ver más testimonios.

El precio de la impunidad/Las violaciones en Bosnia-Herzegovina

Foto: AP

Foto: AP

La guerra en la antigua Yugoslavia fue conocida como el conflicto de los Balcanes, se dio entre junio de 1991 y septiembre de 1995. Este conflicto se caracterizó por recurrir a prácticas de “limpieza étnica”, por la disputa de territorios entre serbios, croatas y musulmanes y por ser una guerra altamente mediática. Dejó un amplio número de muertos, de población desplazada, torturada y mujeres violadas.

Leer el artículo completo.

Sí, sucedió en Colombia llega a los buses de la ciudad

En ocasiones las personas que habitan diariamente la ciudad de Bogotá, se sienten ajenas al conflicto armado que se vive en el país; es por esto que Sí, sucedió en Colombia se subió a los buses para relatar lo que ha pasado con los cuerpos y las vidas de las mujeres en el marco del conflicto.